Inter monta su fiesta en el Palau

17 Junio 2017

Los interistas tuvieron la cabeza más fría que su rival y llevan la serie al definitivo encuentro del próximo lunes en Torrejón.

 

 

Como si de un partido del Grand Slam se tratase, los duelos entre Barça e Inter van de set en set. En esta ocasión, fueron los verdes los que salieron triunfadores de un Palau Blaugrana que se llenó como jamás en la historia lo había hecho. La ocasión lo merecía pero, para desazón local, Inter fue mucho Inter.

El Barça encaraba un encuentro que significaba una ocasión inmejorable para proclamarse campeón de Liga. Y salieron con las ideas muy claras pero, a diferencia del pasado jueves, los de Velasco hicieron lo propio, hecho este que propició que la primera parte fuera un gran espectáculo en donde el factor predominante fue el de la igualdad.

Una igualdad hasta tal punto que si Inter marcaba (Lolo, cuyo disparo desvió un defensa), automáticamente el Barça también (Rafa López al aprovechar una contra por una pérdida de Ricardinho). Que Inter hacía cinco faltas, pues diez segundos después era el Barça el que llegaba a esa cifra. Todo era tan igualado que Dyego tuvo un doble penalti para adelantar a su equipo y quince segundos después, Ricardinho. Ambos se toparon con Herrero y Sedano, respectivamente.

Todo cambió cuando a poco más de un minuto para el intermedio, un disparo cruzado de Rivillos, que la próxima vez que juegue en el Palau será de blaugrana, acabó introduciéndolo Rafa López en su portería, llevando así el encuentro con 1-2 al descanso.

Tras el paso por vestuarios salió mejor el Barça, pero el principio del fin comenzó a llegar cuando en el 23 Rafael batía a Sedano para hacer el 1-3. A partir de ahí, los de Plaza entraron en estado de ansiedad, conscientes de lo que se estaba escapando. Por su parte, Inter iba estando cada vez más cómodo sobre la pista azul.
Curtido en mil batallas como esta, Inter tuvo más aplomo y Ricardinho puso la puntilla en el minuto 30. Con 1-4 en contra, Dyego se puso la camiseta de portero pero no era el día de los culés. Tolrà se topó con el poste y a cinco para el final Lolo marcó desde su área y el Barça bajó definitivamente los brazos.
Pola redondeó un resultado que pudo acabar mucho más abultado pero que se detuvo en un 1-6 que deja todo abierto para la verdadera final: la del lunes en el Jorge Garbajosa.

 

David Rodriguez